Improvisación

Improvisación
by Genoveva Díaz


Hace unos domingos disfrutaba de un artículo de Rosa Montero sobre la importancia de prepararse para hablar en público. Explicaba en su #narración, que tiene la teoría de que a los escritores les gusta escribir porque tienen muchas cosas que contar al público. Pero no van de la mano querer contar muchas a cosas al púbico y el saber hablar públicamente. Confiesa que como periodista, escritora y profesora, sintió “incomodidad comunicativa” a la hora de perorar durante muchos años, desde su infancia en un examen oral hasta la presentación de su primera novela. 

Y fue cuando se dio cuenta de que tenía que superar sus “terrores parlantes”. Me deleito en su artículo, descubriendo cómo Rosa se preparó a conciencia, durante seis horas (ensayando, repitiendo, ajustando, haciendo ejercicios de respiración…), para un pequeño #discurso de cinco minutos que le habían pedido que dijera en la entrega de los Premios Nacionales de Cultura. Cuenta estupefacta que al finalizar el mismo, se le acercó el también premiado Matías Prats y le alabó su capacidad de improvisación. https://elpais.com/elpais/2019/03/28/eps/1553803930_566760.html

¡Ahí está la clave! Los profesionales que de una forma u otra trabajamos hablando para otras personas, ya sea en un cara a cara, en una clase magistral o en una gran sala de conferencias; tenemos que manejar el arte de la #improvisación en la #oratoria. Que todo esté controlado pero que fluya con tal soltura que nuestro foro disfrute con la idea de que todo es fruto del azar, de la inspiración del momento e incluso de nuestro encanto personal.
Y, ¿cómo podemos conseguirlo? Con la voluntad de querer cambiarlo, con el esfuerzo del trabajo personal y el aprovechamiento del aprendizaje. Hay personas que llevan ese #talento de serie y otras que tenemos que adquirir el “extra” para nuestra equipación. Tenemos que entrenarnos en la faceta de hablar en público, partiendo de la premisa de que aunque sepamos mucho sobre el tema del que vamos a hablar, tenemos que despertar la curiosidad entre el público. Les tiene que interesar lo que les vamos a contar y además tienen que sentirse parte de esa #disertación. Creando un modelo interactivo y dinámico, para que conecten de forma personal con el orador, despertando su pensamiento crítico.
La mejor forma de enfrentarnos a nuestros miedos es exponiéndonos a ellos. ¿Me da #miedo la crítica? Pido opiniones. ¿Te sientes inseguro pensando que otra persona sepa más sobre el tema que tú? Aprende que siempre hay personas que van a estar por encima y otras por debajo de ti. ¿Te da #inseguridad que falle algo externo a tu voluntad? Piensa en esas situaciones y entrena cómo reaccionarías. Si te tiemblan las manos, habla con algo en ellas. Si te atascas en una expresión, ten otra de repuesto. Si te pones rojo, haz una broma sobre el asunto. Que nuestra intervención sea el medio no el fin de lo que queremos contar.
Quiero apuntar finalmente que Rosa y Matías me parecen dos genios de la comunicación: ella por parecer mostrarse improvisada y él por parecer mostrarse adulador.

UpGrow by Genoveva Díaz