Imitación

Imitación
by Genoveva Díaz

“LE DIJO LA SARTÉN AL CAZO”  el origen de esta expresión parece estar (…) en una fábula inédita de Samaniego, (…). En la fábula, un animado sainete entre los diferentes utensilios de cocina, se dice: “– Eres mezquino, que permites que te quemen el culo cada día (le dijo la sartén al cazo)”. El editor consideró que una frase de este tipo era inadecuada en aquel momento, ya que en las semanas previas a la publicación de la obra un importante caso de homosexualidad había salpicado algunos altos funcionarios de la corte. Samaniego, que se mostró muy contrariado por la que él consideraba “una de las mejores fábulas de la colección”, la hizo circular en libelos y pasquines que al final consolidaron la expresión en el habla cotidiana. Esta información la he cogido de etimologías.wordpress.com. Un blog muy interesante para los que nos gusta conocer el origen de las cosas.

Estaba yo inmersa en un proceso con adolescentes en etapa de #adicción al teléfono móvil y redes sociales, cuando vi por primera vez la viñeta de @currorubira. En ese momento me imaginé a una figura materna/paterna, llamando la atención a su hijo o hija, sobre el uso continuo y excesivo al teléfono móvil, el impulso de dar “likes” en redes sociales… Y cómo ese #adolescente, sin retirar la mirada del dispositivo, le contradecía al #adulto con ese refrán tan recurrente que menciona la viñeta tan ilustradamente. Es ahí cuando se dibujan nuestros pepinillos, confesándose que poco le puede corregir a su descendencia, porque no sólo le ha dado un “zasca, en toda la boca”, si no que, lo ha hecho recurriendo al refranero español.
¿Qué está pasando? Yo lo veo de la siguiente manera. Nuestros hijos crecen jugando y a lo primero que juegan es a #imitar. Empezaron desde la edad temprana. Es su forma de empezar a #interactuar con el mundo de alrededor. Por eso empiezan jugando a ser mamás y papás, a ser médicos, a hacer la compra, a cocinar… Realmente lo que hacen es imitar a los adultos, a sus figuras de referencia, a sus modelos. Lo hacen sin prejuicios, sin censura, de forma libre muestran qué y cómo les perciben. Por eso es cada vez más habitual ver a niños pequeños que llevan un teléfono móvil de juguete o descatalogado y simulan conversaciones con interlocutores imaginarios. Después continúan imitándonos en la #adolescencia, a nosotros y a sus iguales. Y los #padres parece que no nos queremos enterar de que somos el espejo en el que se miran los niños y los jóvenes. De nosotros copian y aprenden las expresiones, los juicios de valor, las pautas de conducta… En definitiva, las maneras de afrontar la #vida, de salir al #mundo y encontrar su lugar en él.
Bueno… ahí os lo dejo para que reflexionéis… Yo voy a ver si le quito la tableta a mi hijo. ¡Qué manía tiene! Es verme trabajando con mi portátil… y él ¡tiene que coger la Tablet! 😉

UpGrow by Genoveva Díaz